EL SECRETO DE LAS DISCUSIONES EN PAREJA 

EL SECRETO DE LAS DISCUSIONES EN PAREJA. Autora: Inmaculada Muñoz

 

Muchas veces creemos que las parejas más felices no deben discutir nunca. No somos la misma persona que nuestra pareja, es normal que pensemos de manera diferente y no siempre tenemos que estar de acuerdo en todo, aunque como pareja, debemos ponernos de acuerdo en cuestiones que son de ambos, como puede ser la crianza de los hijos.

Una parte de nosotros piensa que lo ideal es estar en una “luna de miel” perpetua en la que todo parezca perfecto. Creemos que nuestro amor debe tener siempre la chispa de la pasión, que debemos pasar todo el tiempo posible con nuestra pareja o que nunca deben aparecer nuestros defectos en la relación. 

Siento tener que abrirte los ojos así, pero esto no puede durar mucho. Somos humanos, por lo tanto, no somos perfectos, cometemos errores y actuamos en ocasiones de forma que no pueden gustarle a todo el mundo. También, el amor con el tiempo se va transformando. No te asustes, el amor cambia, pero no es malo. Puede ser que esa pasión del principio se calme o queramos dedicar tiempo a otras actividades que hacíamos antes.

Ahora imagínate a una pareja que no discute nada… Sería igual que si registras el pulso de una persona y aparece una gráfica plana, sin picos… está muerto.

Y te preguntarás, entonces ¿discutir no es negativo? Realmente, hay dos formas de discutir, vamos a verlo.

DISCUTIR DE FORMA NEGATIVA

Por supuesto, hay una forma de discutir negativa. 

Por un lado, tenemos a las personas que al discutir no controlan sus actos. Puede ser que se enfaden demasiado y rompan la taza que tienen a la mano o, por ejemplo, eleven su voz porque la otra persona no está de acuerdo con ellos. Diríamos que se pierden en las formas, muchas veces sin querer.

También hay veces en las que no sabemos escuchar lo que nos dice la otra persona, le restamos importancia, nos centramos en el pasado en lugar del presente o se discuten varios problemas a la vez. 

Por otro lado, estaría la lucha de poder. Esto ocurre cuando una de las personas de la pareja busca tener razón. No tiene que ser malintencionado, pero la persona quiere salir “victoriosa” de esta discusión y entra en una espiral de discusión.

Esta forma de discutir estropea la pareja. La pareja pierde en estas situaciones, ya que solo ganan cuando ambas partes ceden posiciones para llegar a un punto en el que ambos ganan. Que lleguen a un acuerdo en el que ambos estén felices. Imagínate, las otras opciones que existen son un “yo gano-tú pierdes”, “yo pierdo-tú ganas” o, el más estúpido, “yo pierdo-tú pierdes”.

DISCUTIR DE FORMA POSITIVA. Entendiendo el Secreto de las Discusiones en Pareja

Finalmente, llegamos a las discusiones que son buenas. Estas serían lo que entendemos más como una negociación. Esto consiste más en un diálogo, en el que no tenemos porqué estar de acuerdo, pero se permite que ambas personas hablen, expongan sus puntos de vista y se busca un punto intermedio y solución a sus problemas. De esta forma, la pareja puede comprenderse mejor entre ellos. 

Aprender a discutir de este modo lleva un aprendizaje. Primero, se debe conocer el problema que tiene la pareja. Después se buscan alternativas que pueden solucionarlo, haciendo una lluvia de ideas con todo lo que se les ocurra, por muy descabelladas que parezcan. Tras esto, ya pueden evaluar todas las ideas que han tenido y elegir una o varias en las que estén de acuerdo.

Muchas veces esto nos cuesta porque no somos capaces de ponernos en el lugar del otro. Tenemos que intentar ver la vida con sus gafas, sin pretender convertirnos en esa persona, para entenderla mejor. Así, buscando un “tú ganas-yo gano” mejoramos el bienestar de la relación de pareja.

CONCLUSIÓN

Una pareja sana es aquella que se alimenta de la buena comunicación, tienen conversaciones un poco incómodas que son necesarias y ceden para que ambas partes ganen. Por lo que, la próxima vez que tengáis que negociar algo, antes de entrar en una discusión negativa, pregúntate si la pareja está ganando.

Tal vez te has dado cuenta que en tu pareja las discusiones no son todo lo sanas que te gustaría o te resulta difícil negociar. En estos casos es recomendable acudir a sesiones de psicología individuales o en pareja para mejorarlas. Puedes contactarnos en el 644 679 781 y reservar en POCOS CLICS AQUÍ.

Indice de contenidos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×
Ir al contenido